El cambio climático y las lluvias: ¿porqué llueve cada vez más?


En nuestros días, es impresionante ver la cantidad de agua que cae, producto de las lluvias, y como se inundan cada vez más nuestros barrios y ciudades, pero esto no se debe sólo a la falta de obra pública, sino al cambio climático originado por la contaminación constante que producimos nosotros, todas las personas. ¿Qué dicen los registros oficiales sobre las lluvias? ¿Como se ve afectado el clima por la contaminación? Esto es lo que "desmenuzar" y a mostrar en este artículo.

Según los registros de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA en Bordenave, partido de Puán de la Provincia de Buenos Aires, el año 2015 se registraron que en total 1025,6 mm. de agua fueron producto de las lluvias, pero aún no supera al año 1991, cuando se registraron 1194,7 mm., según esta Estación Experimental. Sin embargo, los registros mensuales, comparando Abril y Mayo entre 2008 y 2018 podemos ver un gradual de las precipitaciones (ver gráfico 1).


Según una nota de La Nación, "si tomamos los últimos cincuenta años, en Buenos Aires la cantidad total anual de lluvia aumentó 250mm. De un promedio de 1050 mm anuales, en los 60, pasó a 1300 mm en la década 2000-2010, lo que representa un 20 por ciento más de agua de lluvia. Además, cada vez llueve más torrencialmente: las precipitaciones extremas (más de 100 mm en 24 horas, que son las que descontrolan la ciudad) registradas en las últimas tres décadas (1980-2010) se triplicaron respecto de las tres primeras del siglo XX", muchas de estas estadísticas, el autor las ha obtenido del "Atlas Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires".

La emisión de CO2 es una de las principales razones que produce el cambio climático a nivel global, y ante esto, el Servicio Meteorológico Nacional publicó un artículo en su web en el que indica que "hay más concentración de CO2 en la atmósfera que en cualquier otro momento en la evolución humana, desde hace tres millones de años", y continúa diciendo que "el 3 de mayo (de este año) fue el primer día de la humanidad convivió con más de 415 partes por millón (ppm) de  CO2 en el aire, y los niveles de este gas se mantienen por encima de los valores históricos. Se cree que la última vez que la atmósfera terrestre alcanzó niveles de CO2 tan elevados fue hace más de tres millones de años, cuando el planeta registraba temperaturas muy superiores a las actuales y el nivel del mar era 25 m más elevado, al mismo tiempo que parte de la Antártida estaba cubierta de bosque". El cambio climático no solo es aumento de temperatura, en este fenómeno se ve que en lugares donde antes no llovía, hoy llueve a niveles muy altos, a esto apuntamos desde este artículo.

Una nota de Clarín aclara que "uno de los aspectos que más preocupa a los científicos argentinos son las inundaciones producto de lluvias extremas". “Cada vez llueve más y en menos tiempo”, afirman desde el SMN. “Antiguamente un evento extremo dejaba 80 mm de lluvia en pocas horas”, advierte Cindy Fernández, meteoróloga del SMN. “Hoy los eventos extremos están dejando 150/200 mm; lo que demuestra que las lluvias están más que duplicando su intensidad”. Uno de los casos que muestra esta nota es el de Comodoro Rivadavia, cuando apróximadamente en Marzo del 2017 llovió 232 mm. de agua en menos de 24 horas. Así también paso el mismo mes con Río Colorado, localidad de la provincia de Río Negro, cuando llovieron, en un día, 154 mm., rompiendo récords en la ciudad.

En la provincia y ciudad de Buenos Aires, este año, se registran altas temperaturas y sensaciones térmicas durante el comienzo del 2019. Las lluvias, las altas temperaturas en verano y las muy bajas en invierno, todo producto de la contaminación producida por los altos niveles de dióxido de carbono, creer o reventar. ¿Qué podemos hacer entonces? ¿Quienes son los responsables de arreglar esto? Obviamente que cada uno de nosotros.

Hervé Le Treut, un físico fundador del Instituto Franco-Argentino para el Estudio del Clima, en una nota al medio universitario NexCiencia, de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, aclara que las acciones que se han tomado hasta ahora para revertir esta situación no son suficientes y marcó que "pasar a la acción requiere de mucha precisión en lo que se decida, en los diagnósticos que se hagan, en las prioridades que se determinen. Es un trabajo que debemos hacer más allá de la ciencia de todos los días. Es necesario que lo hagamos", y también dijo que es necesario concretar acciones a nivel local, ya que, según él, "resulta más fácil lograr una toma de conciencia frente a hechos concretos, que se puedan tocar, medir directamente".

Debemos, entonces, tomar conciencia de cada acto que hacemos, de saber si estamos haciendo un bien a nuestro ambiente, que es nuestro y de todas y todos. Poder pensar hoy las buenas acciones que podemos hacer a favor del planeta, no va a dar un mejor ambiente, una mejor biodiversidad, un mejor mundo mañana.



Fuentes:

0 Comentarios